Domingo 16 de Enero de 2022

Hoy es Domingo 16 de Enero de 2022 y son las 15:56 ULTIMOS TITULOS:

  • 22.8º
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

COLUMNISTA

13 de diciembre de 2016

La Sociedad de Fomento en sus primeros años

"Una característica común era la fe en el futuro. Sus hombres y mujeres estaban convencidos del progreso de la humanidad, de las posibilidades de mejora, de superación, de apuesta por las futuras generaciones..."

Por: Walter Rodríguez

En mi anterior artículo describí un momento histórico para nuestra localidad, la construcción del llamado Salón Social, actualmente Salón Cultural. Se cumplieron 90 años de su existencia cuyos artífices fueron los miembros de la Sociedad de Fomento, institución decana de Lezama y hacedora de muchas otras.     
¿Pero qué era la Sociedad de Fomento? Este tipo de asociaciones fueron fundamentales en el Siglo XX pues su labor era tal como lo dicen sus nombres, un motor para las pequeñas comunidades, los barrios, las villas, etc. 
Una característica común era la fe en el futuro. Sus hombres y mujeres estaban convencidos del progreso de la humanidad, de las posibilidades de mejora, de superación, de apuesta por las futuras generaciones. El norte era el trabajo común por el bienestar general y Lezama no fue la excepción.  
Reunidos en el Hotel Argentino, por iniciativa del Dr. Fernando M. Soria, y después de una reunión donde concurrieron las personas más caracterizadas y vecindario del pueblo de Manuel J. Cobo, quedó constituida la Sociedad de Fomento el 29 de julio de 1917, con la siguiente Comisión Directiva; 
Presidente: 
Dr. Fernando M.  Soria
Vicepresidente 1º: 
José Casalins
Vicepresidente 2º:
Ricardo López Gayoso
Tesorero: Adolfo Labó
Secretario: 
Carlos P. Salomón
Pro secretario:
 Cándido Gatti
Inspector: 
Valentín Entessano
Vocales titulares: Antonio Pervieux, Pedro Urruty, Bernardo Compás, Edmundo Benítez, Mateo Alvarez.
Vocales suplentes: José Acha, Miguel Compás, Dionisio Iza, Jesús Morlans, Domingo Iribarne. 
Desde su constitución se establecen los fines de la entidad que ponen en relieve la intencionalidad de sus miembros fundadores por “trabajar por el progreso y bienestar de la región; estimular los conocimientos útiles a la agricultura, ganadería e industrias lecheras; estimular la instrucción primaria, estableciendo premios anuales para los mejores alumnos(...); gestionar ante la Municipalidad o la Legislatura, la equitativa  distribución de las rentas, a fin de que los tributos que pagan los propietarios y vecinos donde actúa esta asociación (...)”. 
Los límites que fijan para su labor fueron por el norte, Camino General a Chascomús (hoy ruta nº 2, aunque el trazado de este camino difiere significativamente de la actual autovía) hasta  el Callejón; por el Oeste, el kilómetro 148  del ferrocarril; por el Sudeste, el río Salado y arroyo. Sin embargo,  un año más tarde los vecinos de Monasterio piden ser incluidos en la jurisdicción que la Sociedad había establecido .
Por varios años, la mayor tarea encarada fue el mejoramiento de la vialidad local, en estado deplorable por el abandono y las prolongadas lluvias que hacían imposible que la gente de la campaña pudiese llegar fluidamente a la estación. Por lo tanto, con el único aporte de sus asociados y el producto de una rifa (cuyo primer premio es, ni más ni menos, que un Ford A), se pudo adquirir el primer equipo mecánico que agilizó la tarea manual de los peones. Desde entonces, la nueva adquisición será motivo de pedidos de vecinos y el propio Estado municipal o provincial en los trabajos de reparación, mantenimiento o terraplenamiento de aquellas viejas huellas vecinales devenidas en caminos. 
Lo urgente para la corporación de vecinos, la mayoría productores rurales, era el acceso a la Estación Lezama que les posibilitaba el envío de los frutos de la tierra y esa urgencia movilizó el primer tiempo en reparar los caminos. Luego las necesidades de una comunidad urbana cada vez más creciente, provocaron nuevos desafíos a quienes conducían la Sociedad para ocuparse de otras problemáticas y cuyos conflictos de intereses se reflejaron al interior de quien fuera el principal artífice del desarrollo de aquellas primeras décadas en Lezama. 

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!