Lunes 6 de Diciembre de 2021

Hoy es Lunes 6 de Diciembre de 2021 y son las 18:12 ULTIMOS TITULOS:

  • 22.8º
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

LOCALES

31 de marzo de 2015

Semana Santa en Lezama

“La Pascua es una renovación espiritual profunda en cada
cristiano”.

El mensaje del Padre Juan Carlo Di Sanzo a la comunidad para reforzar en estos días los valores de la vida en comunidad y lograr una mirada comprensiva hacia el otro.

“Para los cristianos la Semana Santa, que comenzó el domingo con la bendición de los ramos, es un alto en el camino para poder pensar, reflexionar, orar y contemplar el misterio de un Dios que se hace hombre para que nosotros conozcamos a Dios. La Semana Santa es mostrarnos un camino en donde el hombre puede, siguiendo las enseñanzas de Jesús, encontrar la salvación  y poder encontrarse con Dios”, resume el padre Juan Carlos. En cada celebración pascual, El Espejo dialoga con el párroco de Cristo Rey para profundizar en el verdadero sentido religioso de la fecha, que el consumo y la frivolidad suelen vaciar de contenido.
“Que esta Semana Santa, como nos piden el Papa Francisco en este momento, sea una lucha contra la indiferencia. Nos ha mandado una carta a todos los sacerdotes, a todas las comunidades, para que trabajemos el tema de la indiferencia, frente al dolor, al sufrimiento de los demás, al distinto, a los que menos tienen. La indiferencia frente al que está solo”, agrega. “Tal vez en nuestras comunidades pequeñas donde nos conocemos enseguida nos damos cuenta cuando alguien está sufriendo, está solo o perdió a un ser querido; pero en las grandes ciudades donde todo es más anónimo la gente está muy sola y es muy difícil llevar el dolor y el sufrimiento solo, siempre el acompañamiento, por mínimo que sea, es necesario”.

Hacer realidad el mensaje de Francisco
Es que, como en cada celebración cristiana, el significado lo tenemos que buscar en el otro, en nuestros hermanos, con los que formamos la gran familia, la comunidad cristiana. 
“El Papa ha insistido en que esta Semana santa nos demos cuenta si somos realmente indiferentes frente a los demás o si estamos comprometidos en la búsqueda del otro”  -menciona Juan Carlos-, entonces la semana santa va tomar un significado diferente en ese sentido. Para muchos será un fin de semana largo, pero bueno, espero que lo aprovechen, que no se enloquezcan en la ruta sino que sea un momento de encuentro para  la familia, que puedan proyectar cosas juntos, a veces por el trabajo y por las necesidades de la casa no hay momento para encontrarse, para pensar juntos en lanzar proyectos, el diálogo con los hijos, entre los esposos que es tan necesario para el hogar y la familia.”
Frente a la cuestión turística o recreativa que de pronto desvía la atención de la sociedad, seamos capaces de parar, reflexionar y dar vuelta ese sentido. “Yo estoy seguro que la bendición de Dios, aunque no crean o sea sólo un fin de semana largo, la gracia de Dios siempre llega. Entonces deseo que realmente aprovechen estos momentos para ese encuentro de familia que es tan necesario”, dice el párroco de Cristo Rey.

La simbología de la Pacua
El domingo de ramos es el inicio de esta etapa especial… ¿Cuáles son los significados que rodean la semana santa?
Los ramos de olivo: “Jesús se da cuenta que ha terminado su tarea en la tierra y tiene que tomar la decisión de marchar a Jerusalén para entregar su vida. Él sabe lo que le espera en Jerusalén. Si bien toda una multitud lo recibe con el “bendito el que viene en nombre del señor”, y cortan ramas de los árboles, según la tradición antigua, para recibir a los reyes en Israel donde se hacían alfombras con ramas de olivo y palmas, algunos extendían sus mantos para que el rey entrara a Jerusalén…Jesús sabe muy bien que no va a una fiesta, sino al encuentro con ese destino,  porque como Dios para eso había venido, pero como hombre sabía muy bien lo que le esperaba. La entrada a Jerusalén  tiene esa simbología de los ramos que nosotros bendecimos y que cada uno lleva a su hogar como símbolo de ese seguimiento de Jesucristo, el señor, que vino a dar su vida para que nosotros tengamos vida en abundancia”.

La muerte en la cruz: “Sabe que va a ser condenado a muerte, y con una muerte terrible que es la crucifixión. Ese método estaba reservado en Roma para los esclavos, los hombres libres eran decapitados para que no sufrieran, en cambio al esclavo se lo dejaba colgado de un madero para que todos aprendieran que no debían osar  revelarse contra el poder del imperio. Los crucificados tenían una muerte terrible: dejar una persona colgada hasta que se muera, herida, donde venían los cuervos y le arrancaban los ojos”.

¿Cómo se vive la Pascua a nivel individual y cómo es a nivel comunidad?
A nivel personal es una renovación espiritual profunda de cada cristiano, que  celebra el triunfo de  Jesús sobre el pecado y sobre la muerte. Y a nivel comunitario será a través de los actos que se van a realizar. 

¿Cuál es el cronograma de actividades?
El jueves santo: recordamos la Última cena y la primera misa, donde Jesús instituye la misa, la Eucaristía, el sacerdocio porque le da el poder a los apóstoles de transformar ese pan y ese vino en su cuerpo y en su sangre  y nos deja el mandamiento del amor para que lo pongamos en práctica.
El viernes: lo recordamos en la cruz, su muerte. Adoramos la cruz, no porque adoremos un instrumento de tortura sino porque recordamos al Cristo que entrega su vida a través de la cruz.
El sábado de gloria: que así se llama, celebramos su resurrección que es lo justamente da sentido a todo el cristianismo porque si Jesús no hubiera resucitado el cristianismo no tendría ningún sentido.
El domingo de Pascua: es la continuación de la vigilia pascual, se celebra la vigilia en las vísperas, es decir todo el sábado a la noche y continúa el domingo en la celebración de la Pascua.
Todos los días – Jueves, viernes y sábado- el encuentro será a las 19 horas en la Parroquia Cristo rey.
El  domingo como siempre a las 9.30 en la capilla Nuestra Señora de Luján en el barrio El Tero y a las 11 hs. En la parroquia Cristo Rey.

La Pascua nos encuentra asistiendo a acontecimientos mundiales terribles…
Sí, que a esta altura de la historia de la humanidad pasen estas cosas pero es el gran desafío que tenemos los cristianos, de promover los valores del evangelio. Y no solamente los cristianos, también el judaísmo con sus valores, el Islam donde no todos son terroristas como se cree. Hay gente muy comprometida, que ama su religión, que ama a Dios y que son gente de paz, no hay que meter a todos en la misma bolsa. 
El Papa Francisco está haciendo un gran esfuerzo por unir a todas las religiones, porque lo único que puede salvar a la humanidad son los valores: la comprensión, el perdón, la solidaridad, la fraternidad. Todo los que Jesús nos enseñó en su evangelio y que años de la filosofía humana, a través de los griegos que buscaron la vida digna a través de los valores. El Cristianismo, el Judaísmo, el Islam tenemos que unirnos no solamente a rezar por la paz sino a construirla. Construir la paz interior, porque nadie da lo que no tiene, construir la paz en la familia, en las instituciones, en el país y en el mundo. 
A pesar de las tragedias que podemos vivir como humanidad siempre tenemos la esperanza de que el amor es posible y que vencerá al odio, al rencor, a la división, al enfrentamiento entre los hombres y entre los pueblos.

NOTA COMPLETA EN LA EDICION IMPRESA DE SEMANARIO EL ESPEJO DEL MARTES 31 DE MARZO DE 2015

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!