Sábado 24 de Julio de 2021

Hoy es Sábado 24 de Julio de 2021 y son las 23:55 ULTIMOS TITULOS: Oficializan la designación de Cantard somo secretario de políticas universitarias / Alerta por la crecida del Río de La Plata en la costa del área metropolitana y La Plata / Turquía anunció la detención de un sospechoso del atentado en Estambul / El gobierno nacional concedió un anticipo financiero de $3.500 millones a la provincia de Buenos Aires / Indagan a los recapturados por policías baleados en Ranchos y por fuga del penal / El Gobierno designó a los nuevos titulares de la ANSV, la DNV y la CNRT / Francisco: "La lealtad y la fidelidad no están de moda" / El río Paraná descendió 7 centímetros en Victoria, tras llegar ayer a su pico máximo / Dos muertos al chocar una moto contra un paredón de contención del Puente Alsina / El papa Francisco pidió rezar por las víctimas del atentado en Estambul / Macri derogó el decreto que dispuso devolver el 15% de la coparticipación / Por seguridad cambiaron de celda ocho veces en cuatro días a "El Chapo" Guzmán / Buen tiempo y una máxima de 29 grados en la Ciudad / Macri anuncia la construcción de la autovía en la RN 5 / Independiente y San Lorenzo empataron en la apertura del Torneo de Verano 2016 / "El mundo no busca un líder en Moscú o Beijing, nos mira a nosotros", dijo Obama sobre el Estado de la Unión / Buen triunfo de Ferro sobre Weber en la Liga / La AFA resolvió que el 30 de junio a las 18 se celebren las elecciones / El ministro de Trabajo bonaerense reunió a intendentes y sindicatos para conformar Comisión de Empleo Municipal / Garavano recibió a las Madres del Dolor /

  • 22.8º
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

LOCALES

7 de enero de 2014

“Siento que uno rejuvenece en Lezama”

El Padre Ángel D’Auro estuvo entre nosotros por la fiestas y dialogó con El Espejo. Reflexivo y activo, a sus 83 años planea viajar nuevamente a Roma para asistir a la santificación de Juan Pablo II y Juan XXIII, dos Papas con los que se relacionó durante su carrera pastoral. “Es un privilegio”, dice.
El 24 de diciembre se cumplieron 58 años de la primera misa que dio en su pueblo natal.

Entrevista: Belén Casares

“Yo todos los años para la Navidad procuro estar en Lezama, nos reunimos en familia, como en esta oportunidad que vinieron los sobrinos que están desparramados a compartir la Nochebuena”, cuenta el Padre Ángel D’Auro, feliz y rejuvenecido según nos confiesa gracias a los aires de Lezama.
Recibe con su conocida amabilidad a El Espejo en el amplio living de la casa materna, junto a la habitación donde nació hace 83 años. Dialogamos de muchos temas, pero a los actuales de la autonomía hecha realidad y el papa Francisco se suman todo el tiempo los recuerdos de la infancia en el pueblo.
“Siempre digo que el oxígeno de Lezama es el primero con el que mis pulmones funcionaron –afirma-. Por eso digo que hace bien volver a los pagos. Es una oportunidad para encontrarme con personas conocidas, poder visitar a mis familiares en el cementerio. Cuando era joven  venia muy a menudo porque no tenía la parroquia entonces podía estar de pronto un mes o dos de vacaciones y atendía aquí en Lezama a mucha gente, sobre todo en el tiempo del padre Mario (Lahourcade). Para él era una alegría que yo viniera así descansaba un poco”.

¿Cómo ha encontrado a Lezama?
Me sorprende, cada vez más lindo, cómo crece. Me llevaron a dar una vuelta por toda la parte nueva y no lo podía creer, las construcciones que hay, cómo se estira el pueblo. Cuando éramos chiquitos para ir a la calle ancha (Entessano) teníamos que pedir permiso, era como ir al fin del pueblo. Así que es una alegría ver el barrio aquí, cómo se extiende hacia el sur.

Por eso siempre le ha gustado volver…
Sí siempre, a pesar de que estuve varios años fuera del país, en Roma y en Brasil, como se dice “la cabra tira al monte”. Cuando vengo por la ruta 2 quiero que aparezca el cartel

 

 


que dice “Partido de Lezama”, es  algo increíble, una alegría. Porque desde chiquito uno aspiraba que un día Lezama iba a ser independiente, ser un municipio. Tengo infinidad de recuerdos aquí, de chicos íbamos a las lagunas La Combe, La Segunda  y otras que mamá nos llevaba

¿Cuál es su residencia actual padre, qué actividad desarrolla?
Estoy en La Plata desde que me jubilé. Yo era párroco en Magdalena y ahora soy párroco emérito por haber sido la última parroquia en la que estuve. Estoy de tareas pasivas, vivo en un departamento y todos los días hago mi ministerio en San Ponciano, rezo misa todos los días, confieso mucho. Cuando uno tiene una cierta edad la gente lo busca para confesarse, los sacerdotes, las religiosas, los jóvenes…todos quieren confesarse con el cura viejo. San Ponciano es muy visitado por mucha gente, los tratamos bien y yo creo que es por eso. Somos varios sacerdotes, hay tres residentes y después somos tres o cuatro externos porque se atiende a mucha gente de Ensenada, Berisso, Romero y del mismo La Plata, gente de Buenos Aires  que está de paso. A veces estoy rezando y observo a la gente que entra, me gusta ver la devoción popular por los santos, por ejemplo el día de San Expedito.

Le decimos simplemente “Francisco”
Este momento especial para todos, con la llegada de un Papa argentino al Vaticano lo conmueve de un modo especial. “Fue una sorpresa monumental” comenta el padre Ángel. Y recuerda cuando tuvo oportunidad de conocerlo. “Siendo cardenal lo había visitado a él, y me recibió como dos horas. Cuando le hablé por teléfono porque quería hacerle unas preguntas me dice “si usted está muy apurado y no puede venir a Buenos Aires yo me tomo un auto y voy a verlo”. Le digo “¡No, tanto no!”. Me dice “bueno, “esperá que venga de Roma y te llamo”…me llamó por teléfono y me dice “de mañana te doy media hora, de tarde dos horas, a qué hora querés venir?, le digo “de tarde”. Fui y estuve dos horas charlando con él, con una amabilidad. Cuando yo llego a las 5 de la tarde me dice “hoy recé la misa por su mamita”…Me sorprendió”

Tan sencillo y sin burocracias…
Si, el pasado 8 de  diciembre va y se sienta al lado del chofer, en lugar de ir atrás. Es encantador. Yo evalúo mucho al Papa en cuanto a que hasta los jóvenes hablan de él. Me dicen “padre, porque Francisco dijo…tal cosa”. Y le decimos Francisco, en lugar de Su Santidad.
Eso de una iglesia pobre para los pobres me impactó. Una vez le dijo a una chica que le preguntó qué podía hacer por los más necesitados: “cuando tú le das una limosna, ¿lo tocas? ¿lo miras a los ojos?”…Me impresionó, desde que escuché eso yo también si doy una limosna me quedo un ratito a hablar con la persona, la toco, la bendigo. Uno tiene deseo de cumplir lo que dice el Papa.

Ha logrado un rápido efecto no sólo en la iglesia sino en la gente común ¿No?
Sí, me apasiona y a su vez no lo puedo creer. Lo veo muy dinámico, sonriente, yo lo tenía por un hombre más bien serio. La tiene clarita eh, yo creo que tiene una inteligencia superior. Cuando lo eligen y anuncian “el Eminentísimo y Reverendísimo Cardenal Jorge….” Uhhh no lo podía creer, que Dios le haya hecho a la Argentina esa gracia inmensa de un argentino que llega a Papa! Dicen que en un año – leía hoy en La Nación – ha congregado el doble o cuatro veces más de gente que el Papa Benedicto.

El Papa de la Gente, no podría quedarle mejor…
Es increíble lo que ocurre, en el confesionario aparecen las frases del Papa: “Padre como Francisco dice que nunca nos cansemos de pedir perdón porque Dios no se cansa de perdonarnos…”. Agarran esas frasecitas del Papa y quieren vivirlas. Hay un rejuvenecimiento. Y en lo político va a incidir también. Cuando recibió a los de la CGT le dice “llámenme Jorge, como en Buenos Aires, no Su Santidad”. Produce un acercamiento muy grande, él profesa un amor concreto, basta ver cómo besa, cómo abraza a todos los enfermos, los niños…Y eso llega al corazón. Yo lo sigo por el canal italiano y veo que la plaza está cada vez más llena.

¿Qué balance hace padre? Ha tenido una actividad muy intensa…
Tengo actualmente 58 años de sacerdocio. El 24 de diciembre de 1955 yo recé mi primera misa en Lezama. Es decir que dentro de dos años, si Dios me da vida, vengo a celebrar las bodas de diamante…Y yo me llamo Diamante, igual que mi papá. Me parece mentira que hayan pasado 60 años. Cuando era joven venía mucho los fines de semana y entonces el padre Mario ponía un cartelito que decía “El padre Ángel está en casa de su Sra. Madre y lo atenderá con mucho gusto”. El quería mucho que yo le asistiera a los enfermos, iba al hospital y daba la misa. Al hospital lo bendije yo, el campo de Deportes también, escuelas, capillitas, muchos eventos en los que podía acompañar al pueblo. He bautizado, casado y despedido a tantos que se fueron. Cuando visito el cementerio es como una recorrida por los rostros conocidos de mi infancia. Pero siento una alegría muy grande, porque uno rejuvenece en Lezama…

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Nombre
Carlitino

Comentario
Padre Dauro, desde Mar del Plata le envio un gran abrazo lo recuerdo siempre .Carlitos Piperno y familia.

Responder