Jueves 22 de Abril de 2021

Hoy es Jueves 22 de Abril de 2021 y son las 23:08 ULTIMOS TITULOS: Oficializan la designación de Cantard somo secretario de políticas universitarias / Alerta por la crecida del Río de La Plata en la costa del área metropolitana y La Plata / Turquía anunció la detención de un sospechoso del atentado en Estambul / El gobierno nacional concedió un anticipo financiero de $3.500 millones a la provincia de Buenos Aires / Indagan a los recapturados por policías baleados en Ranchos y por fuga del penal / El Gobierno designó a los nuevos titulares de la ANSV, la DNV y la CNRT / Francisco: "La lealtad y la fidelidad no están de moda" / El río Paraná descendió 7 centímetros en Victoria, tras llegar ayer a su pico máximo / Dos muertos al chocar una moto contra un paredón de contención del Puente Alsina / El papa Francisco pidió rezar por las víctimas del atentado en Estambul / Macri derogó el decreto que dispuso devolver el 15% de la coparticipación / Por seguridad cambiaron de celda ocho veces en cuatro días a "El Chapo" Guzmán / Buen tiempo y una máxima de 29 grados en la Ciudad / Macri anuncia la construcción de la autovía en la RN 5 / Independiente y San Lorenzo empataron en la apertura del Torneo de Verano 2016 / "El mundo no busca un líder en Moscú o Beijing, nos mira a nosotros", dijo Obama sobre el Estado de la Unión / Buen triunfo de Ferro sobre Weber en la Liga / La AFA resolvió que el 30 de junio a las 18 se celebren las elecciones / El ministro de Trabajo bonaerense reunió a intendentes y sindicatos para conformar Comisión de Empleo Municipal / Garavano recibió a las Madres del Dolor /

  • 22.8º
  • Despejado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

30 de octubre de 2012

Entrevista a Lisandro Rodríguez

“Mi deseo es hacer la voluntad del Señor para mi vida, porque sé que ahí está mi felicidad”
El lunes 26 de noviembre, que será feriado nacional, toda la comunidad de Lezama tendrá el orgullo de compartir un acontecimiento único e histórico: la ordenación diaconal de un hijo de este pueblo.
(*) Nota: Belén Casáres para SEMANARIO EL ESPEJO

En el marco del Encuentro Joven de la Pastoral Juvenil de la Diócesis de Chascomús, Monseñor Carlos H. Malfa  presidirá a las 17.30 horas, en la Plaza de la Autonomía, la celebración de la misa de ordenación diaconal de Lisandro Rodríguez (30) un joven convecino que consagrará su vida al servicio del Señor, cumpliendo el primer grado del sacramento del orden sagrado. De la ceremonia participarán además sacerdotes de distintos lugares invitados para la ocasión.
Será una jornada festiva, donde todos debemos compartiry acompañar su vocación de servicio.
Lisandro, hijo de Kiko Rodríguez y Mari Laborde, es Licenciado en Ciencias Políticas de la Universidad Católica de La Plata, seminarista y en especial una persona en la que todos reconocen valores muy destacados y una paz que se transmite hasta en sus palabras…
“La ordenación de  diácono es el primer grado del sacramento que tiene tres grados: el sacramento del orden sagrado que es como el equivalente al matrimonio, son sacramentos de servicio” –explica-.  “El diaconado que es el que voy a recibir te permite a partir de ese momento dentro de la Iglesia presidir específicamente lo que se refiere a los bautismos, los matrimonios, también bendecir y por sobre todo estar configurado con Cristo como servidor especialmente de los más necesitados. El segundo grado es el presbiterado, que es el sacerdote o cura, y el tercer grado es el episcopado que son los obispos.”

¿El diácono puede oficiar misa?
No, precisamente esa es la gran diferencia: el diácono está ordenado en cuanto al ministerio del servicio y puede presidir bautismos, matrimonios, las exequias y sobre todo la caridad; pero la celebración de la misa como así también la celebración del sacramento de la reconciliación o confesión es propio de los sacerdotes.

Sabemos que hasta aquí ha habido un largo camino, ¿cuánto tiempo llevás dentro de la orden?
Ahora estoy terminando los estudios en el seminario, son ocho años en total. Los primeros cuatro años dedicados al estudio de la filosofía y los últimos cuatro al estudio de la teología. Ya termina esta etapa inicial de formación y por eso ya accedo a la ordenación diaconal y Dios mediante el año próximo a la ordenación sacerdotal.

¿Cómo es el lugar donde desarrollás tus estudios?
Nosotros como seminaristas -que son aquellos que estudian para ser sacerdotes- de la Diócesis de Chascomús estamos en el Seminario de Mercedes-Luján en la ciudad de Mercedes, por mandato del obispo. Ahí estudiamos los seminaristas de todas las diócesis del interior del país o de su gran mayoría, sacando a Mar del Plata y La Plata todos los demás estudiamos ahí.

¿Qué cantidad de seminaristas hay allí?
Aproximadamente en este último año hemos sido alrededor de 60/65. Generalmente va fluctuando la cantidad. Estamos ante una situación que para nadie es extraña de una crisis vocacional, faltan respuestas al llamado vocacional. De nuestra diócesis de Chascomús somos tres seminaristas solamente, pero entre todos nos vamos acompañando.

¿Qué ocurre con el tema de la vocación? ¿Falta decisión, se abandona el seminario?
Hay una crisis vocacional generalizada, también lo vemos en los matrimonios, en los noviazgos que tienen dificultad para acceder al matrimonio y aquellos que acceden a celebrar el matrimonio después tienen grandes dificultades para perseverar en la fidelidad por toda la vida. También pasa esta crisis en cuanto a las vocaciones a la vida consagrada, a la vida sacerdotal. Desde ya en el seminario no todos los que ingresan terminan y son ordenados sacerdotes. Lo podemos comparar con lo que es un noviazgo: muchos han tenido la suerte de encontrarse con su novio/a de primera y terminar casados, otros no. También hay un tiempo de conocer, de conocerse a uno mismo, y también de escuchar lo que Dios quiere para la vida de uno. A lo largo del seminario unos van confirmando su vocación y otros se dan cuenta que Dios los llama a otra cosa.

¿Cuáles son los factores que incluyen en ese caso?
Son varios, es una realidad que caracteriza a nuestra generación creo, la falta de compromiso. Tenemos un gran miedo al compromiso por toda la vida, ese que implica una entrega total, sin reservas. Porque entendemos la libertad como algo absoluto, sin límites. Una libertad que no implica ni responsabilidad de parte nuestra ni compromiso. Y  con esa concepción de libertad nos dan miedo este tipo de decisiones que, en el momento en que uno las toma al menos, tienen que tener la intención de ser para siempre…¿no?

¿Hubo una guía o modelo durante todo ese proceso?
No, no he tenido un referente único o específico, sí han sido varias personas. Desde la imagen de Juan Pablo II que a mí siempre me impactó por su cercanía con los jóvenes y la entrega de su vida hasta el final y en plenitud, también los distintos sacerdotes que he conocido y además los seminaristas de aquel entonces cuando empecé a plantearme más seriamente la vocación. Fueron un cuestionamiento, saber que había jóvenes que le habían dicho que sí al Señor y estaban entregado su vida y juventud al servicio de la Iglesia. Hasta ahí tenía la imagen del sacerdote ya grande. No me había puesto a pensar que alguna vez habían sido jóvenes como yo y aún siendo jóvenes le habían dicho que sí al llamado de Dios. En el seminario tenemos además un ayudante espiritual que nos va guiando en el discernimiento de las cuestiones de la vocación.

¿El rol del sacerdote se ha complejizado en actualidad con las cuestiones sociales, por ejemplo?
Desde siempre la figura del sacerdote ha tenido una relevancia en lo social, más en nuestras culturas que tienen una raíz cristiana y católica. Además el evangelio y la vida cristiana tienen consecuencias sociales. El sacerdote es un mediador que le habla a Dios de los hombres y que le habla a los hombres de Dios.

¿Qué dice la familia a todo esto?
Ahora están contentos y muy entusiasmados también. Ansiosos porque se va acercando todo este acontecimiento que concreta el tiempo de preparación, de dudas y de gran alegría. Ahora están más felices y más tranquilos porque me ven bien también a mí. Ha sido difícil también para ellos entender mi vocación pero siempre he tenido su apoyo y compañía.

Es un acontecimiento muy importante, no solamente para la localidad sino también para la diócesis… ¿qué te dice la gente?
Sí, es muy importante porque somos pocos los seminaristas, entonces cada vez que uno llega a la ordenación diaconal o sacerdotal es una fiesta para toda la Iglesia Diocesana de Chascomús. Así que todos me han transmitido su alegría, sus felicitaciones y también la permanente oración por mí para que pueda hacer la voluntad del señor. Es lo que me ha sostenido todo este tiempo y espero que así sea en adelante. 

Nota completa en SEMANARIO EL ESPEJO del martes 30 de octubre de 2012

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Nombre
maria ines

Comentario
Lisandro..te queremos mucho. Y estamos felices por tu Diaconado...!!!

Responder

Nombre
nombre

Comentario
comentario

Responder